Categorías

Filtrar por

Marca

Marca

Precio

Precio

DORADO
La restauración de obras de arte, no se reduce sólo a la intervención sobre el objeto, abarca también la conservación, es decir, las acciones encaminadas a retrasar el deterioro de la materia que lo conforma.
El arte de revestir los objetos de madera o de otro material con una lámina muy fina de oro es muy antiguo, se descubrió en China hace más de 3000 años. Los griegos y los romanos también decoraban sus templos y mansiones con oro.
La aplicación del oro fino (22 quilates y un espesor de 1/9000 mm) es muy delicada, es un procedimiento que necesita una preparación del dorador muy cuidadosa y meticulosa. La lámina de oro fino no se puede tocar con los dedos, ni siquiera respirar directamente sobre ella.
Actualmente existe para los no profesionales del oro transfer, una especie de calcomanía, cada hoja de oro reposa sobre una fina hoja de seda.
También existe el oro falso o de imitación (aleación de cobre y zinc), la plata falsa y el aluminio. En un principio tienen la misma apariencia que el auténtico pero con el paso del tiempo el auténtico no cambia su color, y el de imitación termina oxidado.
Por el sistema del dorado al agua se debe preparar la superficie con yeso mezclado con cola de conejo, dar dos o tres capas con papel de lija al agua. Una vez la superficie está lisa, aplicar el cuenco para dorar, mejor dos capas finas que una gruesa. Con la ayuda de una almohadilla y con el cuchillo de dorador iremos cortando el oro a la medida apropiada, mojaremos la superficie con agua con un pincel plano, llamado polonesa, el cual pasaremos varias veces por la mejilla para que coja electricidad estática. Tomaremos la hoja de oro o plata, la pondremos sobre el cuenco húmedo, y si es necesario con un pincel muy fino ayudaremos a extender la hoja. Pasadas unas horas se bruñe con una piedra de agatha para darle más brillo. Después se barniza con laca zapón para metales o goma laca.
El dorado al mordiente es un sistema más fácil y se puede aplicar sobre superficies no rígidas como el papel o la tela. Primero debemos impermeabilizar la superficie, se puede aplicar un geso, luego la cola grasa Mixtion. Cuando la cola está casi seca es el momento de aplicar la hoja, con la ayuda de la polonesa y un pincel fino. Pasado un tiempo ya podremos barnizar-la.

^

Productos destacados